Cholera in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Translate

Sobresaltos piscineros – no tuvimos lugares seguros para nuestros hijos

Sobresaltos piscineros: no tuvimos lugares seguros para nuestros hijos
[05-09-2014 12:12:31]
Angélica Mora
New York

(www.miscelaneasdecuba.net).- ICLEP. Yoel Espinosa Medrano. EL MENSAJERO
CUBANO X: Las causas son las de siempre, a veces roturas de turbinas,
las carencias de piezas de repuesto para los imprescindibles
mantenimientos, las filtraciones o daños mecánicos en los cuartos de
máquinas.
No son pocas las historias cotidianas que ocurren en Villa Clara, la más
central de las provincias cubanas. De una parte el flagelo epidémico del
cólera y el dengue. Las cifras de enfermos o muertos se desconocen,
aunque en cualquier parte vox populi lo comenten.

De otro lado el escueto disfrute y opciones que tuvo población durante
el denominado período de vacaciones.

La carencia de agua potable, o la alarma por la falta de cloro en
tiempos de higienización. Estos problemas entre otros mantienen a los
villaclareños en un constante sobresalto. La ausencia de mar cercano
convierte a las escasas piscinas estatales y privadas en lugares
preferidos. A los ríos no se puede ir, aunque algunos lugareños desafían
los brotes de enfermedades y acuden.

Estos se caracterizan por estar contaminados debido a vertimientos de
albañales, fregado de camiones y tractores o baño de animales. Las
piscinas estatales, por lo general, son lugares vacíos.

A los propietarios particulares que alquilan las visitas de
vacacionistas tienden a desaparecer. Están en la mira de las autoridades
que pretenden clausurarlas sin mucho rodeo. Cuando las cálidas
temperaturas invitan al chapuzón para aquellos que no tienen dinero para
acudir a las privadas, aparecen lugares vacíos en aquellas albercas
atendidas por el Instituto Nacional de Deporte y Recreación (INDER).

Las causas son las de siempre, a veces roturas de turbinas, las
carencias de piezas de repuesto para los imprescindibles mantenimientos,
las filtraciones o daños mecánicos en los cuartos de máquinas. Las
piscinas del Palacio de los Pioneros hace años que no funciona.

Tampoco las existentes en los combinados deportivos Giraldo Córdova
Cardín (Abel Santamaría), Julio Antonio Mella (CV Deportivo), y Mártires
de Barbado (Sandino), mientras a la del círculo Somos Jóvenes le faltaba
el abasto de cloro.

Las 15 piscinas estatales de Santa Clara — atendidas por el INDER o
Gastronomía— funcionan a “capacidad” disminuida, y la ubicada en la
Universidad Central, comenzó, hace poco, a prestar servicios solo para
estudiantes y trabajadores del centro escolar.

En cambio, aquellas piscinas sujetas a planes vacacionales (CAN,
Desmonte, Los Pinos, ho – tel Riviera y los campismos Minerva y Arco
Iris), funcionan porque recaudan ingresos en moneda nacional para sus
respectivos organismos.

El hotel América, en el centro de la ciudad, lugar que antes era público
y recordaba al comediante Chaflán, cobra sus “iniciativas” en divisa,
imposible en precios para la mayoría. Agosto,fue el infierno de siem pre
para los vacacionistas de Santa Clara. Años tras año son las mismas
mentiras: en el verano los dirigentes políticos y guberna mentales
hablan de recuperar tal o más cual piscina.
Aquellas instalaciones que se rompen, casi seguro padecerán el letargo
interminable de las que antes funcionaron en el Yabú: con un cuarto de
máquinas lleno de marabú y en olvido total.

Source: Sobresaltos piscineros: no tuvimos lugares seguros para nuestros
hijos – Misceláneas de Cuba –
http://www.miscelaneasdecuba.net/web/Article/Index/54098c8f3a682e0090f8219e#.VAm5VfmSwx4

Tags: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *