Cholera in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Translate

Cuba y los cuartelazos

Cuba y los cuartelazos
ORESTES RODRÍGUEZ

“En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a
su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarle”.

Mahatma Gandhi

En la historia de Cuba hay dos cuartelazos que traumatizaron la isla y
torcieron su destino que venía sostenido por el Estado de Derecho. Uno
de ellos fue el 10 de marzo de 1952, cuando una pretendida “Junta
Revolucionaria” derrocó el gobierno legítimo de Carlos Prío Socarrás y
Fulgencio Batista, un general retirado, se apoderó del poder, cambiando
la fisonomía del estado derecho, con la supresión de los poderes
ejecutivos y legislativos que fueron confiados a un Consejo de Ministros.

A pesar de la ruptura del orden constitucional tutelado por la
Constitución de 1940, el régimen de facto no movió la estructura
económica del país, las relaciones de producción se mantuvieron
incólumes y el poder judicial continuó con su independencia, como se
demostró en el tribunal que juzgó a Castro.

En el orden político el régimen encabezado por Fulgencio Batista creó el
consiguiente malestar e inquietud en el pueblo cubano, ya que se había
convertido en el clásico dictador tropical, que a su vez creó las
condiciones para que surgiera otro cuartelazo como fue el cruento 26 de
julio de 1953, encabezado por Fidel Castro.

La huida del dictador Batista el 31 de diciembre de 1958 dio lugar a que
el pueblo cubano se entusiasmara con el proyecto revolucionario de 1959,
con vistas a que aún estaba fresco el recuerdo de lo que Castro había
expresado en el juicio por los sucesos del Moncada, cuando dijo: “Había
una vez una república: tenía su Constitución, sus leyes, sus libertades,
Presidente, Congreso, tribunales; todo el mundo podía reunirse,
asociarse, hablar y escribir con entera libertad…” , y hoy 61 años más
tarde, esos derechos han sido cercenados y el cubano vive privado de
todo futuro prometedor en el orden político, económico, cultural y social.

En consecuencia, evocar el 26 de julio significa recoger la cosecha de
la destrucción de una república, puesto que aquella acción armada tenía
el compromiso de devolverle a Cuba su Constitución de 1940 y llevar
adelante un proceso electoral en 18 meses, y lejos de ello, se instauró
un régimen tiránico con las consecuencias de convertir a aquella otrora
nación próspera, a una isla mendicante y sometida a la voluntad de un
dictador.

Este 26 de julio arriba –entre otras calamidades– en medio de serias
epidemias que atacan la salud del pueblo cubano, ya que nadie recordaba
el dengue, el cólera y la novedosa chikungunya, que mantiene en jaque a
los cubanos y en inminente peligro de muerte. El panorama no puede ser
más conmovedor y deprimente, porque la esperanza de que Cuba alcance un
nivel de prosperidad es cada vez más lejana e inalcanzable en todos sus
aspectos, lo que ha provocado que exista un movimiento pacifista que
rechaza al régimen, haciendo suya la doctrina de Gandhi que se cita en
el frontispicio de esta columna.

Abogado cubano. Reside en Miami.

Source: ORESTES RODRIGUEZ: Cuba y los cuartelazos – Opinión –
ElNuevoHerald.com –
http://www.elnuevoherald.com/2014/07/25/1807024/orestes-rodriguez-cuba-y-los-cuartelazos.html

Tags: , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *