Cholera in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Translate

Cólera en Puerto Padre

Cólera en Puerto Padre
Miércoles, Septiembre 25, 2013 | Por Alberto Méndez Castelló

PUERTO PADRE, Cuba, septiembre, www.cubanet.org – Dos muertes,
presumiblemente debido al cólera, ocurrieron esta semana en Puerto
Padre. Interrogada por este corresponsal, una funcionaria de la
Dirección Municipal de Higiene y Epidemiología, dijo: “Yo no puedo
afirmar ni negar que esas personas murieran debido al cólera”. Pero lo
cierto es que ambos cadáveres fueron sepultados bajo estrictas medidas
sanitarias: “No fueron incinerados porque carecemos de un crematorio”,
argumentó nuestra fuente.

Por su parte, un especialista (que ha solicitado anonimato) aseguró: “En
julio, agosto y lo que ya transcurre de septiembre, se han incrementado
las enfermedades diarreicas agudas en el municipio, y sí, se han
detectados casos de cólera”.

La ciudad vive momentos de incertidumbre. A cada paso que usted da, ya
sea para conectarse a Internet o para hacerse examinar por un dentista,
antes debe lavarse las manos con agua jabonosa y luego clorada.

“No señor, no me moje con esa agua apestosa”, decía ayer en la tarde una
dama muy emperifollada, a las puertas de la Farmacia Principal. “Pues si
no cumple con lo establecido, no podremos atenderla –le respondió la
administradora-. Ayer a las nueve de la noche me llamaron a la casa para
indicarme lo que debía hacer. Este no es un capricho mío. Son
indicaciones del Partido (comunista), y del Gobierno, Salud Pública y la
Fiscalía”.

Autoridades de Salud Pública dijeron a la ciudadanía, a través medios
locales de radio y televisión, que “el municipio se encuentra en fase de
Alarma Epidemiológica”.

“Mire, no nos llamemos a engaño, de la alarma ya hemos pasado a una fase
claramente epidemial. Negar el momento epidémico que estamos viviendo
aquí sería como conceptuar de alarma ciclónica al viento huracanado que
ya nos está desbaratando el techo”, me aseguraba otra especialista a la
que consulté.

Aunque las autoridades no lo hayan reconocido, hasta el momento de
redactar este reportaje, todo indica que la propagación de una epidemia
por cólera va más allá del tecnicismo. Vladimir Amat Moro, integrante
del Buró Provincial del Partido Comunista en Las Tunas, llamó a las
autoridades locales a extremar las precauciones, porque “el vibrium
colérico está aquí.”

Como las aguas albañales de la ciudad se vierten en la bahía, siendo
ésta una de las más graves fuentes de contagio, la pesca comercial en el
litoral se encuentra terminantemente prohibida. Pero ni falta que hace
tal prohibición: raros son los que hoy se arriesgan, en Puerto Padre, a
comer pescado, ostiones o cangrejos, deprimiéndose todavía más la dieta
del ciudadano de a pie y las fuentes de ingresos por conceptos pesqueros.

Esta semana, la Fiscalía se hizo presente en la radio y en la
televisión. Primero, para dar a conocer los delitos en que pueden
incurrir las personas naturales y jurídicas (instituciones o empresas),
según lo conceptuado por los capítulos XIV y XV del Código Penal; y
luego, para advertir que ejercitarán acción penal contra quienes
incurran en estos delitos. Lo que no dijo la Fiscalía es si comenzará a
investigar las causas y condiciones, y a identificar a los culpables,
por el gravísimo estado higiénico de este municipio, que lo hace estar
en fase de “alarma epidemiológica”.

Asentado en el municipio de Puerto Padre, y produciendo desde 1912, el
Central Delicias fue durante muchos años el mayor productor de azúcar de
caña de Cuba y del mundo. Las autoridades municipales de entonces
consiguieron que la empresa estadounidense que lo regentaba, asumiera
los gastos del alcantarillado público, que es el que aún hoy tenemos, y
que apenas hemos agrandado, a lo largo de casi cien años.

Sería útil que la Fiscalía investigue a dónde fueron a parar los cientos
de miles de millones de pesos producidos por el otrora Central Delicias,
actual Antonio Guiteras, que pese a ser el mayor productor nacional de
azúcar, en más de cincuenta años no nos ha servido ni para ampliar las
alcantarillas ni para construir un sistema de acueducto a prueba de
inmundicias.

Sería algo mucho más honorable que mentir cuando uno de nuestros
pobladores muere víctima del cólera. Y mucho más decente que tomarnos
por idiotas, conceptuando “alarma epidemiológica” cuando la epidemia ya
corre por las calles, amenazando a cada casa de vecino.

Source: “Cólera en Puerto Padre | Cubanet” –
http://www.cubanet.org/articulos/colera-en-puerto-padre/

Tags: , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *