Cholera in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.

El cólera en Granma

El cólera en

Lunes, 13 de Agosto de 2012 00:59

Escrito por Julio Antonio Aleaga Pesant

Cuba actualidad, Bayamo, Granma, (PD) Al bajarse en la terminal, del

vehículo de Ómnibus Nacionales (ON), el hombre del pulóver verde buscó

la casa donde venden jugo de naranja.

Durante años, su primera acción al llegar a Bayamo, fue dar la vuelta

al edificio y buscar la avenida que corre por detrás, para encontrarse

con la joven poco agraciada y peor vendedora que expende un frio jugo de

naranja natural, a dos pesos el vaso. Se sorprendió al ver el

establecimiento cerrado. Buscó con la mirada el punto donde venden

guarapo. Tampoco estaba abierto. Sin esperanzas se dirigió a su

destino. Lamentó la ausencia de los refrescantes jugos naturales.

No sabía aun que en la tarde y caminando por la terminal de trenes,

confirmaría la prohibición de las autoridades municipales. No se

comercian refrescos, jugos naturales y batidos a la población, por parte

de los dueños de cafeterías y paladares. Mientras, en los restaurantes

y cafeterías propiedad del Estado, solo se vende , refrescos y jugos

embotellados.

La medida, una de las tantas tomadas por las autoridades sanitarias en

gran parte de la provincia, afecta tanto a los cuentapropistas, como a

los usuarios y es parte de un paquete mayor, donde muchas veces, parece

que botan al niño, junto al agua sucia.

No existe venta de líquidos de manera informal en esta ciudad, y en la

mayoría de los pueblos de la llanura del Cauto y en toda la costa del

golfo se venden solo los etiquetados por las empresas estatales. Pero

estos tienen precios inalcanzables para una población que sufre de altos

niveles de desempleo, sub empleo y salarios inferiores a los 240 pesos.

Un refresco en lata cuesta 10 pesos, una botella de agua personal 8.35

pesos. Una botella de litro y medio de refresco gaseado se cotiza a 25

pesos, una botella de agua de igual capacidad 17.5 pesos, mientras por

una botella con 5 litros de agua se paga 47.5 pesos.

A diferencia de lo que articulan algunos economistas independientes en

la provincia, las aguas, los refrescos gaseados y los jugos embotellados

no gozaron de una flexibilidad de precios que los acercara al deprimido

bolsillo del consumidor local.

Pero esto es solo lo más visible de un grupo de restricciones de más

alcance sobre la población.

Fuentes del Ministerio del Interior en condición de anonimato

confirmaron que sus homólogos de la provincia Holguín (al norte),

impiden desde el pasado 25 de julio, que los granmeses escapen de la

canícula del verano a las playas del norte (Guardalavaca, Nipe, Gibara),

en camiones u otros transportes públicos. No se conoce de otras

medidas discriminatorias de este tipo, pero es muy probable que tanto

las provincias de Tunas (oeste), como (este) tomaran

medidas de cuarentena del mismo nivel o superior.

Por lo pronto se sabe que los camiones con viandas, hortalizas y otros

productos agrícolas de la provincia que intentaron llegar a Santiago de

Cuba, durante los carnavales de finales de julio, fueron regresados a

sus destinos desde los puntos de control de la Policía Nacional

Revolucionaria, como parte de una cuarentena sanitaria, silenciosa e

implacable con los pocos productos y recursos de la ahora mas

empobrecida provincia.

En los medios de se confirma entre la población la suspensión

de los trenes Jiguaní-Manzanillo-Jiguaní, Bayamo-Contramaestre-Bayamo,

Santiago-Manzanillo-Santiago, Bayamo-Guamo- Grito de Yara, así como

rígidos controles sanitarios en cabeceras municipales de la costa: Yara,

Manzanillo, Campechuela, Media Luna, Niquero, Pilón.

Entre las medidas más impopulares en la zona costera de Granma, esta la

prohibición por las autoridades pesqueras, sanitarias y portuarias de

salir a pescar al mar. Alegan que ostiones, almejas, moluscos o

crustáceos como el camarón, la langosta o peces como sierras, lisetas,

cuberas, gallegos, biajaibas u otros comunes en el área del delta del

Cauto pueden estar contaminados con el virus que afecta a la población

en el territorio.

La situación se vuelve crítica en el área, porque la actividad pesquera

es la principal fuente de trabajo y alimentación de la población,

luego que la dictadura militar desmantelara la mayoría de los ingenios

azucareros del territorio.

Algunos pescadores comentaron la importancia de que el Estado, entregue

subsidios para afrontar los próximos meses y hasta probablemente un año

sin trabajo.

Pero lo que más lacera la ruinosa economía regional es la ahora caótica

"revolución energética" lanzada por el Ruz, un par

de años antes de abandonar el poder. La estrategia de aquella

"revolución", fue eliminar todas las fuentes alternativas de energía

para la cocción de los alimentos en los hogares y cambiarlos por

utensilios eléctricos (cocina, ollas, calentadores). Ahora, con la

necesidad de hervir el agua, además de otras medidas profilácticas, el

pago por consumo eléctrico aumentó en más de 1600%. Si hasta el mes de

abril una familia promedio en Granma pagaba entre 10 y 15 pesos

mensuales por consumo eléctrico, actualmente desembolsa algo más de 250

pesos. Lo que equivale a la mitad del presupuesto de una familia tipo.

Sobre esta realidad y la crisis epidemiológica no se informa en los

medios informativos oficiales, fuera de la provincia. Pero en Granma se

habilitan espacios diarios en la televisión y la radio local para

informar desde una visión onírica, triunfalista y poco critica, el

comportamiento de la enfermedad. Es tan así que nadie sabe a ciencia

cierta si la enfermedad aumenta o disminuye, si la batalla contra el

flagelo medieval se gana o se pierde. Nadie sabe cuándo terminará este

estado de sitio no declarado y cuándo volverán a la vida pre-colérica

los habitantes del territorio.

En Bayamo, cabecera provincial, se publica un suplemento especial del

semanario La Demajagua, que cubre información específica del

epidémico, aunque no da muchas luces sobre el tema.

¡Alerta!, en su segundo número, salido durante la última semana de

julio, incluye información sobre la visita de una comisión especial del

Consejo de Estado y de Ministros formada por José Machado, Esteban Lazo,

José Balaguer, Víctor Gaute, el General de División Ramón Pardo, Sonia

Pérez Mojena, primera secretaria del Partido Comunista en Granma y

Manuel Sobrino Martínez, del provincial. La visita

supuestamente se realizó el 26 de julio y el rango de los visitantes

recuerda el tamaño del problema que enfrenta la ciudad.

También incluye la segunda edición Lo que usted debe saber, sobre el

hipoclorito de sodio, Medidas emergentes para erradicar el brote

epidémico de infección gastrointestinal, y ¿Que es el cólera? ¿Cómo se

trasmite? síntomas y prevención, así como otros textos más pequeños. En

uno de ellos se entrevista a un paciente geriátrico que sobrevivió a la

enfermedad. El anciano concluye dando loas al gobierno. Mientras, otro

artículo refiere a la suspensión del carnaval en Manzanillo, una

decisión del gobierno provincial que tiene alta aceptación entre la

población.

Agasajado por la brisa marina, el hombre del pulóver verde se refugia

del calor de agosto en el silencioso Balneario de Manzanillo. Lo que

hace un par de meses era un punto de reunión de jóvenes y viejos que

venían a bañarse al mar, hoy es un lugar solitario, silencioso, vacío.

El que sea pillado bañándose en el mar pagará hasta 1 500 pesos de

multa. Se rumora que un joven por La Vuelta del Caño, bañaba su caballo

en el Rio Yara y en juicio sumario fue condenado a un año de cárcel. En

el horizonte los botes bailan al son del oleaje. Esperan el momento en

que puedan volver navegar.

Para Cuba actualidad: aleagapesant@yahoo.es

http://primaveradigital.org/primavera/cuba-sociedad/sociedad/4890-el-colera-en-granma.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *