Cholera in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.

Epidemias en Cuba, de eso no se habla

13-07-12 | Opinion

Epidemias en Cuba, de eso no se habla

Por Hernán Alberro

El gobierno de Cuba informaba hace dos semanas que "en el total de

pacientes atendidos, han sido identificados diferentes gérmenes,

precisándose el diagnóstico del Vibrión Cholerae en 53 casos, de ellos 3

fallecidos adultos mayores, de 95, 70 y 66 años de edad, con

antecedentes de enfermedades crónicas". De esta forma, el régimen cubano

evitaba usar la palabra cólera, como se identifica popularmente al virus

que se presenta como donde existen condiciones sanitarias

deficientes, hacinamiento, guerra e inanición.

Es cierto que, como tantas otras epidemias, el cólera tiene mala fama

entre los gobernantes del mundo, ya que habla a las claras de falta de

las condiciones de higiene y salubridad necesarias para evitarlo.

Precisamente, su contagio se da mayormente en alimentos mal lavados o

en mal estado. Es por eso que estos brotes sólo se registran en

países subdesarrollados.

Al respecto, al igual que hizo con el brote de , el gobierno de

Cuba está buscando ocultar esta epidemia mediante un solo comunicado

bastante críptico y luego el silencio.

"Dicen que es para no crear pánico", comentó el periodista independiente

cubano Luis Joaquín García Vega, quien recordó que a su colega Desy

Mendoza lo enviaron a prisión en los 90 por informar sobre los primeros

casos de dengue. García Vega manifestó que "según datos no oficiales,

hay más de una decena de fallecidos, se rumorea, se dice, pero nada

oficial".

Por su parte, el periodista Guillermo Fariñas sostuvo que mediante la

prensa independiente se logra obtener algo de información, siempre con

fuentes off-the-record para que éstas no pierdan el trabajo. Asimismo,

el político Frank Correa agregó que "los periodistas de los

medios informativos apenas tocan este tema del cólera, pues quienes

están emitiendo las pocas informaciones que salen son los dirigentes del

partido especializados en tratar temas de seguridad nacional, bajo las

orientaciones del alto mando, así que ninguno de los periodistas

oficiales se arriesgaría a perder el puesto con una información

objetiva, ni ningún periódico sería capaz de publicársela".

Correa, líder del grupo opositor Rescate Cultural, explicó que "el

Gobierno ha admitido una cifra mucho mayor que la informada en días

pasados, aunque continúa alegando que la situación está bajo control,

porque es un hábito enraizado en la política revolucionaria no dar

atisbos negativistas en sus informaciones al pueblo, cero crónica roja,

ningún tipo de opinión que alarme a la población".

Además, "los periodistas informan bajo el riesgo permanente de ser

arrestados y amenazados, siempre para saber de dónde es que obtuvieron

la información", agregó Fariñas, Premio Sajarov a la de

conciencia 2010, otorgado por el Parlamento Europeo.

Hace ya varios años, el Premio Nobel de Economía Amartya Sen manifestaba

que "nunca ha habido una hambruna importante en países que gozan de una

libertad de prensa relativamente grande". Lo mismo podría decirse

seguramente de las epidemias. La idea es que la libertad de prensa

informará sobre los hechos de tal manera que "obligará" a los políticos

(que buscan mantenerse en el poder) a tomar las medidas necesarias para

resolver la situación a tiempo. Sin , esto no parece preocupar a

los hermanos Castro. "Es que la élite gobernante no tiene problema en

conseguir jabones, agua potable y demás recursos para evitar estos

virus, el problema está en los hospitales y en las ciudades del interior

donde la situación de la es muy precaria", explicó Fariñas.

En la misma línea que Sen, García Vega explicó que la solución está en

"la transparencia y la limpieza pública", ambas cosas que hace más de

medio siglo que no existen en la isla caribeña. Correa, quien obtuvo el

Premio a la Libertad de Expresión que otorga el Proyecto Puente

Democrático, aseguró: "Las condiciones sanitarias son pésimas en casi

toda la Cuba profunda y las condiciones elementales para contrarrestar

una epidemia de grandes proporciones son escasas, aunque no dudemos una

cuarentena general para aislar los casos, o alguna medida sacada de

debajo de la manga de los líderes comunistas".

Lo más alarmante en cierto sentido es que Cuba tiene una larga

trayectoria en materia de lucha contra el cólera… pero en Haití, donde

"los médicos cubanos han realizado una gran tarea en ese sentido, pero

en Cuba las condiciones de sanidad son precarias a diferencia de lo que

dice la propaganda oficial", informó García Vega. Fariñas también

explicó: "Precisamente la preocupación del Gobierno por tener una buena

imagen en la opinión pública internacional a través de las brigadas

médicas que envía a Haití, , Ecuador y , entre otros

países, hace que ahora resulte más difícil enfrentar esta epidemia en

nuestra propia casa".

Así, el país que se muestra como modelo en materia de pública

podría verse afectado por una epidemia de cólera, en especial porque

-según informaron los periodistas locales- hay problemas con la

recolección de la basura, las filtraciones en los acueductos que

contaminan el agua potable y por doquier hay cloacas con salideros, lo

cual sumado al clima tropical y húmedo se convierte en un caldo de

cultivo para estas enfermedades.

La prensa oficial está en estos días abocada a informar sobre el proceso

electoral que ha comenzado en Cuba. Un proceso que según las autoridades

cumple con todos los requisitos de un sistema democrático. Sin embargo,

a las claras incumple con uno de los principios básicos de la

democracia, como la libertad de expresión y el libre acceso a la

información. Porque para las autoridades cubanas, cuando hay un riesgo

para la salud pública… bueno, de eso no se habla.

Hernán Alberro es Director de Programas del Centro para la Apertura y el

Desarrollo de América Latina (CADAL).

http://america.infobae.com/notas/54389-Epidemias-en-Cuba-de-eso-no-se-habla

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *